EXANTE Macro Insights

EXANTE Macro Insights

Por Renée Friedman, PhD

La semana en resumen:

Bienvenidos a Macro Insights #22. Esta semana los mercados han intentado centrarse en la temporada de presentación de informes mientras la preocupación por la aceleración del ritmo de las maniobras de la Fed y una previsión de crecimiento mundial más negativa del FMI no han animado a los inversores. Los rendimientos de los bonos han seguido subiendo, los bonos corporativos en Europa han experimentado su peor venta de la historia, y los valores de crecimiento, por ejemplo los del sector tecnológico, han seguido teniendo una semana volátil. 

Esta semana, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha revisado sus previsiones de crecimiento mundial. Ahora espera que el crecimiento mundial se reduzca del 6,1% estimado para 2021 al 3,6% en 2022 y 2023. Esto supone 0,8 y 0,2 puntos porcentuales menos para 2022 y 2023 que lo previsto anteriormente en enero. El crecimiento en la eurozona se ha revisado a la baja, hasta el 3,5% en 2022 y el 2,5% en 2023. En el caso de EE. UU., se ha eliminado el paquete de medidas de política fiscal Build Back Better de la base de referencia, se ha añadido una retirada anterior de la acomodación monetaria y se han mantenido las interrupciones de la cadena de suministro para dar lugar a una nueva previsión de solo un 4% de crecimiento en 2022 (un 1,2% menos que la previsión de enero) y un 2,6% en 2023. En el Reino Unido, las perturbaciones relacionadas con la variante ómicron de la covid-19 y las limitaciones de la oferta (especialmente en los mercados laboral y energético) hacen que el crecimiento se revise a la baja en 0,3 puntos porcentuales, hasta el 4,7% en 2022 y el 2,3% en 2022. El informe citaba el empeoramiento de los desequilibrios entre la oferta y la demanda y afirmaba que un nuevo aumento de los precios de las materias primas podría provocar una inflación persistentemente elevada, un aumento de las expectativas de inflación y un mayor crecimiento de los salarios, lo que obligaría a los bancos centrales a tomar medidas.

En EE. UU., se espera que el tipo de interés de los fondos de la Reserva Federal se sitúe entre el 2,50% y el 2,75% a finales de 2023, aunque esta última semana ha quedado claro que la Fed podría elevar su rango objetivo de política al 2,25%-2,5% a finales de año. El presidente del Banco de la Reserva Federal de San Luis, James Bullard, ha sido incluso más duro al afirmar que debería aumentarse hasta el 3,5% a finales de año con el fin de frenar la mayor inflación en más de 40 años. El presidente de la Fed, Jerome Powell, dijo el pasado jueves que una subida de los tipos de interés de medio punto "estará sobre la mesa" cuando la Reserva Federal se reúna los días 3 y 4 de mayo. La Fed no tiene un buen historial en cuanto a la ingeniería de un aterrizaje suave cuando trata de frenar la inflación con subidas de tipos significativas. Sin embargo, el crecimiento en EE. UU. sigue siendo sólido y el mercado laboral sigue muy ajustado, registrando un aumento de los salarios del 5,6% en febrero. Las solicitudes iniciales de subsidio de desempleo en EE. UU. siguen bajando, hasta 184.000 en la semana que terminó el pasado 16 de abril. Los datos del Departamento de Trabajo de EE. UU. muestran que actualmente hay menos estadounidenses que solicitan prestaciones por desempleo que en cualquier otro momento desde el 21 de febrero de 1970.

Las previsiones se han quedado rápidamente anticuadas, ya que la inflación, que subió al 8,5% en marzo, podría no haber tocado todavía techo. A pesar de que EE. UU. cuenta con abundante gas de esquisto y la dinámica estructural es muy diferente a la de Europa, la inflación podría seguir aumentando debido al incremento de los precios mundiales de las materias primas y a los confinamientos por covid-19 en China, que han provocado interrupciones en la cadena de suministro y escasez en algunos sectores. El transporte marítimo mundial también se ha visto afectado negativamente por la situación en China y en Ucrania. También hay que tener en cuenta que la demanda sigue siendo muy fuerte en Estados Unidos, aunque probablemente esta disminuirá a medida que los hogares utilicen sus ahorros y se endurezcan las condiciones de los préstamos. 

En Europa, los mercados monetarios están valorando 75 puntos básicos de subida de los tipos de interés por la decisión del Banco Central Europeo (BCE) de diciembre, según los contratos de swap vinculados al tipo de interés a corto plazo del euro. Esto supone un aumento de menos de un cuarto de punto que se esperaba a principios de año. El tipo de depósito del BCE se sitúa actualmente en un mínimo histórico de -0,5%. De acuerdo con el gobernador del Banco Central de Bélgica y miembro del Consejo del BCE, Pierre Wunsch, el BCE podría elevar los tipos de interés oficiales por encima de cero antes de que finalice el año, a menos que la economía de la zona euro sufra una grave perturbación, e incluso podría verse obligado a desplegar una política "restrictiva" para así controlar la subida de los precios. Los miembros del BCE Luis de Guindos y Mārtiņš Kazāks dijeron la semana pasada que una subida de los tipos en julio era posible, haciéndose eco de los llamamientos de Joachim Nagel, del BCE, quien dijo que los tipos de interés podrían subir a principios del tercer trimestre. Mārtiņš Kazāks, de Letonia, dijo a Bloomberg que es "posible" una subida de los tipos en julio, y que "no hay razones" para no estar de acuerdo con lo que los mercados están valorando para el resto del año.

En el Reino Unido, el gobernador del Banco de Inglaterra (BoE), Andrew Bailey, dijo ayer jueves que el banco está "ahora caminando en una línea muy estrecha entre la lucha contra la inflación y los efectos de la producción del choque de los ingresos reales". Este dejó claro que el banco central es consciente del riesgo de que intentar controlar la inflación podría provocar una recesión.  La responsable de política del BoE, Catherine Mann, dijo el jueves que "podemos estudiar si es necesario añadir 25 puntos básicos o más para mantener anclada la inflación". Esta también señaló el aumento de la volatilidad en las condiciones financieras desde la reunión de marzo y dijo que eso también tendría que ser considerado. Su principal objetivo es saber si el consumidor británico puede seguir apoyando la economía. La inflación alcanzó el 7% en marzo. El Banco de Inglaterra ha subido los tipos de interés en tres ocasiones desde el pasado mes de diciembre y se espera que lo haga de nuevo en su próxima reunión de mayo, aunque el ritmo de las subidas de los tipos de interés podría ser ahora menos seguro. El gobernador del banco dijo que una cuestión clave es si el mercado laboral se desacelerará. La tasa de desempleo del Reino Unido ha caído recientemente a su nivel más bajo en casi 50 años, con un 3,8%, pero los ingresos reales ajustados a la inflación han sido en febrero los más bajos desde 2013.

Los precios del petróleo han experimentado volatilidad debido a la caída de los inventarios de petróleo de Estados Unidos y a la preocupación por los limitados suministros de Rusia y Libia. Se habla cada vez más de una prohibición del petróleo ruso, pero la UE parece estar decidida a organizar opciones de fuentes alternativas antes de tomar medidas adicionales.

Lo que hay que tener en cuenta la semana que viene

  • En Europa, el viernes se publicarán el PMI compuesto global francés y el PMI manufacturero, el PMI compuesto global/BME alemán, el PMI manufacturero y el PMI de servicios, y el PMI compuesto global de la zona euro, el PMI manufacturero y el PMI de servicios. El lunes se publicarán los datos de la encuesta IFO alemana sobre el sentimiento empresarial, la evaluación actual y las expectativas. El miércoles se publicarán los datos de la encuesta GfK sobre la confianza de los consumidores alemanes. El jueves se publicarán los datos del IPC español, el IPCA y la encuesta de desempleo, los datos de la encuesta de confianza de los consumidores y de las empresas italianas, los datos de la encuesta de confianza de los consumidores y de las empresas de la zona euro, el IPC alemán, el índice de precios al consumo armonizado alemán, y el BCE publicará su último boletín económico. 
  • En EE. UU., el viernes se publicarán el PMI compuesto global de S&P, el PMI manufacturero y el PMI de servicios. El lunes se publicará el índice de actividad nacional de la Fed de Chicago. El martes se publicarán los pedidos de bienes duraderos, los pedidos de bienes de capital no relacionados con la defensa, el índice de precios de la vivienda, los índices de precios de la vivienda S&P/Case-Shiller, los datos de ventas de viviendas nuevas y los datos de confianza del consumidor. El miércoles se publicarán los datos de ventas de viviendas pendientes. El jueves se publicarán los datos de solicitudes iniciales y continuas de subsidio de desempleo, los datos de gastos de consumo personal básicos, los precios de los gastos de consumo personal y, sobre todo, las estimaciones preliminares del PIB del primer trimestre. 
  • En el Reino Unido, el viernes se publicarán la confianza del consumidor GfK, las ventas minoristas, el PMI manufacturero S&P Global/CIPS y el PMI de servicios. 

Las elecciones presidenciales francesas se celebrarán el domingo 24 de abril y los votantes elegirán entre el actual presidente Emmanuel Macron y Marine Le Pen, líder del partido de derechas Agrupación Nacional.

Y, por último, las reuniones de primavera de 2022 del Grupo del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional (FMI) terminarán el próximo 24 de abril de 2022.

El delicado arte del malabarismo de la crisis

Los últimos dos años han parecido, para muchos, una serie de crisis, un golpe tras otro. Muchos se encuentran ya en un estado de fatiga por la crisis, agotados por el estrés crónico que pueden provocar estos acontecimientos desafiantes. 

El acontecimiento del cisne negro de la covid, seguido de la crisis ruso-ucraniana, ha redibujado, tal y como señaló la Secretaria del Tesoro de EE. UU., Janet Yellen, en un discurso pronunciado el 13 de abril, "los contornos de las perspectivas económicas mundiales". 

Los acontecimientos de los dos últimos años también han dado lugar a una nueva ronda de predicciones sobre la proximidad del fin de la globalización. La pandemia mundial y los acontecimientos en Ucrania han puesto de manifiesto que las cadenas de suministro son frágiles. Tal y como señaló la presidenta del BCE, Christine Lagarde, durante un panel de debate el pasado jueves, estas crisis nos harán revisar los términos del comercio, con quién comerciamos, los principios sobre los que comerciamos, y reorganizar las cadenas de suministro. Sin embargo, como comentan Steven A. Altman y Caroline R. Bastian en su artículo El estado de la globalización en 2022, publicado en la Harvard Business Review, los flujos transfronterizos mundiales han repuntado con fuerza desde el principio de la pandemia. Los acontecimientos en Ucrania probablemente reducirán muchos tipos de actividad empresarial internacional y provocarán algunos cambios en su geografía, pero no provocarán un colapso de los flujos internacionales.

Los otros choques o crisis que no desaparecen están relacionados con el clima. Está claro que las represalias de la madre naturaleza por lo que el ser humano ha estado haciendo al planeta no van a cesar; las actuales inundaciones en Sudáfrica, el aumento de la incidencia de los incendios forestales en Norteamérica y Australia, etc., son solo los ejemplos más recientes. El Secretario General de la OMM, Prof. Petteri Taalas, señaló en agosto de 2021 que el número de incidentes extremos relacionados con el tiempo, el clima y el agua está aumentando y estos serán más frecuentes y graves en muchas partes del mundo como consecuencia del cambio climático. A pesar de que nos hemos centrado tanto en los sucesos de cisnes negros e incluso grises, debemos recordar que los sucesos de cisnes verdes son cada vez más probables y provocarán múltiples crisis a su paso.

La idea de un mundo en el que solo la eficiencia económica impulsa los patrones de los flujos internacionales siempre fue un mito. Sin embargo, tal y como dijo Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI, el jueves durante ese mismo panel de discusión con Christine Lagarde y el presidente de la Fed, Jerome Powell, "la calidad del mundo, no solo la calidad de nuestras economías, es lo que está en juego". Para los cansados inversores y traders, esto significa que tendrán que desarrollar un mecanismo de adaptación para evitar la fatiga de la crisis o, de lo contrario, podrían verse sorprendidos y desprevenidos. 

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD: Aunque se han hecho todos los esfuerzos posibles para verificar la exactitud de esta información, EXT Ltd. (en adelante, "EXANTE") no se hace responsable de la confianza que cualquier persona pueda depositar en esta publicación o en cualquier información, opinión o conclusión contenida en ella. Las conclusiones y opiniones expresadas en esta publicación no reflejan necesariamente la opinión de EXANTE. Cualquier acción realizada sobre la base de la información contenida en esta publicación es estrictamente bajo su propio riesgo. EXANTE no se hará responsable de ninguna pérdida o daño relacionado con esta publicación.

Este artículo se presenta a modo informativo únicamente y no debe ser considerado una oferta ni solicitud de oferta para comprar ni vender inversión alguna ni los servicios relaciones a los que se pueda haber hecho referencia aquí.

Siguiente artículo
Desarrollada por profesionales para profesionales.
privacy protect
Oficina de representación más cercana:  28 October Avenue, 365
Vashiotis Seafront Building,
3107, Limassol, Chipre, +357 2534 2627
Versión 1.1.8-ac012e30