EXANTE Macro Insights

EXANTE Macro Insights

Por Renée Friedman, PhD

La semana en resumen:

Bienvenidos a Macro Insights #19. Esta semana los mercados se han mantenido extremadamente volátiles, ya que todas las miradas estaban puestas en lo que ocurría en Ucrania en cuanto a las posibles negociaciones de paz con Rusia y en la Reserva Federal de EE. UU. en cuanto a la profundidad y el ritmo de las subidas de los tipos hasta 2022.

Los mercados se levantaron el miércoles con la noticia de que Ucrania y Rusia habían hecho algunos avances en un plan de paz provisional, sin embargo, con la crisis en curso, es probable que la volatilidad del mercado continúe, ya que las consecuencias del aumento de los precios de la energía y las materias primas, las continuas interrupciones de la cadena de suministro y el aumento del coste del transporte marítimo, afectarán a la demanda y al sentimiento durante los próximos meses. Es probable que las curvas de rendimiento, al menos en el caso de los bonos a 2 y 5 años, sigan empinándose, a pesar de que la amenaza de una desaceleración del crecimiento a largo plazo podría llevar a un cierto aplanamiento en el extremo largo. 

El miércoles, la Reserva Federal, en una votación de 9 a 1, hizo lo que se esperaba al subir su tipo de interés de referencia en 25 puntos básicos, hasta el 0,50%. El banco proyectó que su tipo de interés oficial se situaría en un rango entre el 1,75% y el 2% a finales de año, lo que implicaría una subida de 25 puntos básicos durante al menos 6 reuniones. Sin embargo, el presidente de la Fed, Jerome Powell, ha dicho que la Reserva Federal actuaría con la rapidez necesaria. La postura más agresiva de la Fed puso de manifiesto que el aumento de la tasa de inflación y su persistencia, que probablemente se agravará todavía más debido a las interrupciones de la cadena de suministro y del comercio causadas por la crisis ruso-ucraniana; se mantenga por encima del objetivo del 2% de la Fed, con una tasa prevista del 4,1% para finales de este año y que solo bajará al 2,3% hasta 2024. El crecimiento económico se estima en un 2,8% este año, lo que supone un fuerte descenso respecto al crecimiento del 4,0% previsto en diciembre. Los mercados sugieren ahora que habrá 7 subidas de tipos este año y que el desempleo será mayor de lo previsto. Se considera que la tasa de desempleo de la Fed bajará hasta el 3,5% este año y se mantendrá en este nivel en 2023, pero se prevé que suba ligeramente hasta el 3,6% en 2024. Sin embargo, los analistas del mercado sugieren que la Fed se enfrenta en realidad a una situación de estanflación, ya que será bastante difícil subir los tipos sin que se produzca un aumento de la tasa de desempleo. El presidente del regulador, Jerome Powell, ha dicho que la economía estadounidense es "muy fuerte" y es capaz de soportar el endurecimiento monetario. Los últimos datos sobre la rigidez del mercado de trabajo, con un descenso de 15.000 solicitudes de subsidios de desempleo estatales hasta una cifra desestacionalizada de 214.000, parecen respaldar por ahora su opinión. La Fed ha dicho que empezaría a permitir la reducción de su balance de 8,9 billones de dólares en una "próxima reunión". Powell ha dicho que los responsables de la política de la Fed han hecho "excelentes progresos" en su plan para reducir el balance, y que podrían ultimar los detalles en su próxima reunión de política, prevista para mayo.

En un momento en el que la inflación se ha disparado en toda la eurozona, alcanzando el 5,9% en febrero, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, declaró ayer jueves 17 de marzo que no tendrá prisa por subir los tipos de interés y que cualquier movimiento será gradual y llegará únicamente "algún tiempo" después de que finalice su programa de compra de bonos. Esta ha dicho: "Esto mantiene nuestra lógica de secuencia tradicional, pero también nos da espacio adicional si es necesario después de que dejemos de comprar bonos y antes de dar el siguiente paso hacia la normalización". El BCE ha dicho que necesita estar seguro de que la inflación de la zona euro, incluidas las medidas básicas que excluyen los precios de la energía y los alimentos, se estabilice en el 2% antes de llevar a cabo una subida de los tipos. El mercado laboral parece estar en tensión, ya que la tasa de vacantes de empleo de la eurozona aumentó al 2,8% en el cuarto trimestre de 2021. Sin embargo, esto fue antes de la rápida subida de los precios de la energía y las materias primas, que afectará a la demanda y podría afectar a las cifras de empleo en los próximos meses, ya que se espera que estas economías, que dependen en gran medida del suministro de energía importada, se ralenticen. También se verán afectadas por los cambios en las pautas comerciales y las peticiones de márgenes, que están provocando una escasez de liquidez en los mercados de materias primas.  

El Banco de Inglaterra (BoE) también subió, como se esperaba, el tipo de interés de referencia en su reunión del pasado 16 de marzo de 2022. En una votación de 8 a 1, con el voto del vicegobernador Jon Cunliffe a favor de no hacer cambios, el Comité de Política Monetaria aumentó el tipo de interés bancario en 25 puntos básicos, hasta el 0,75%. El Banco de Inglaterra afirmó que la inflación se situará en torno al 8% en el segundo trimestre, frente al 7,25% anterior. Este advirtió que la tasa máxima de este año podría ser "varios puntos porcentuales más alta" que la estimada en febrero. La inflación ha sido más del doble de la tasa objetivo (5,5% en enero) y los últimos datos mostraron lo ajustados que están los mercados laborales. El Comité de Política Monetaria dijo que "podría" ser apropiado un endurecimiento de la política en los próximos meses; se trata de una suavización con respecto a la declaración del mes pasado, en la que se dijo que tal medida era "probable". También señalaron que "había riesgos a ambos lados de ese juicio".

El repunte de la inflación significa que la presión sobre los ingresos de los hogares en el Reino Unido será "materialmente mayor" de lo que se suponía en febrero, ha dicho el BoE. El banco también ha advertido de que los acontecimientos en Ucrania exacerbarán las interrupciones de la cadena de suministro mundial y han aumentado la incertidumbre en torno a las perspectivas económicas de manera significativa. El banco también ha señalado que los grandes aumentos de los precios de la energía y de otras materias primas, incluidos los precios de los alimentos, reforzarán las presiones inflacionistas mundiales durante los próximos meses, mientras que es probable que se ralentice el crecimiento en las economías que son importadoras netas de energía, incluido el Reino Unido. En resumen, parece que el Banco de Inglaterra está intentando encontrar un equilibrio entre la necesidad de combatir la inflación y mantener la estabilidad de los precios y la conciencia de que el crecimiento se verá afectado en los próximos meses.

Lo que hay que tener en cuenta la semana que viene:

  • En Europa, el viernes se conocerán los datos de los costes laborales de la eurozona. El lunes, los datos del IPP alemán. El miércoles, los datos de la encuesta de confianza del consumidor de la eurozona. 
  • En Estados Unidos, el lunes se publicará el índice de actividad nacional de la Fed. El martes, la encuesta manufacturera de la Fed de Richmond. El miércoles, las ventas de viviendas nuevas. El jueves se publicará una serie de datos, como las solicitudes iniciales y continuas de subsidio de desempleo, los datos de construcción de viviendas y los permisos de construcción, la utilización de la capacidad, las cifras de producción industrial y la encuesta manufacturera de la Fed de Filadelfia.
  • En el Reino Unido, el miércoles se publicarán los datos del IPC, el IPP, el IPR y el IPC básico. El miércoles, el Ministro de Hacienda, Rishi Sunak, presentará el nuevo presupuesto, incluyendo las estimaciones de crecimiento del PIB y las previsiones de gasto y endeudamiento. También se presentarán los nuevos cambios fiscales. 

El lunes se conocerá la decisión sobre los tipos de interés del Banco Popular de China (PBoC). El PBoC se ha mostrado preocupado por las perspectivas de crecimiento y es probable que los recientes cierres en China, como parte de su política de tolerancia cero, pesen en su decisión. 

Qué hacer en un mundo de choques geopolíticos

Ni siquiera hemos superado el primer trimestre de 2022 y ya hemos entrado en un modo de riesgo cero. En las últimas semanas se ha producido un cambio en la dinámica de poder entre EE. UU., la UE, Rusia y China. También existe la creciente amenaza de actores no estatales para complicar el equilibrio de poder entre ellos mediante ciberataques que podrían afectar a los servidores de los gobiernos, a las grandes multinacionales y a los bancos y otras instituciones financieras críticas para las operaciones de las empresas y los gobiernos.  

Y todavía no hemos superado la COVID; Asia vuelve a amenazar con bloquearse en respuesta al aumento de los índices allí y Europa vuelve a registrar picos de casos. La crisis ruso-ucraniana ha dejado claro que el riesgo geopolítico podría convertirse rápidamente en riesgo físico sobre el terreno. Los inversores están reconsiderando ahora otros puntos conflictivos, como Corea del Norte y del Sur, tras las elecciones surcoreanas del 9 de marzo, en las que ganó el candidato conservador Yoon Suk-yeol. También se ha renovado la preocupación por la dinámica de los Mares del Sur de China, la posibilidad de un conflicto militar entre Taiwán y China, la continuación de la represión en Hong Kong, ya que las nuevas elecciones de líderes pueden posponerse una vez más debido a la covid, y la amenaza de que el acuerdo para resucitar el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA, por sus siglas en inglés), el acuerdo nuclear entre Irán y las potencias mundiales, pueda fracasar si EE. UU. no está de acuerdo con las líneas rojas que Irán ha trazado, lo que llevaría a una escalada de las tensiones regionales y al riesgo de un conflicto allí.

La explosión de los precios de la energía en Europa, con los futuros del gas subiendo cerca de un 100% en comparación con hace un año, y la subida de los precios del petróleo por encima de los 100 dólares por barril, ponen de manifiesto, para muchos responsables políticos e inversores de la UE, que la continua dependencia de los combustibles fósiles importados no es sostenible. Los recientes sucesos de Ucrania han cimentado un nuevo nexo entre la adaptación de las políticas de ESG para dar cabida a los impactos del cambio climático a corto plazo, al tiempo que se sigue invirtiendo y utilizando las tecnologías y los recursos de los combustibles fósiles tradicionales existentes para acelerar la traslación energética. Europa solo puede importar la cantidad de GNL que le permita su capacidad actual. BloombergNEF ha calculado que el mercado necesitará al menos 3 años para aumentar la oferta y que para construir energías renovables a un ritmo que permita cumplir los objetivos de 2030, es necesario triplicar la capacidad eólica y solar instalada. Tal y como señaló el  pasado jueves Isabel Schnabel, miembro del consejo del BCE, es probable que los precios suban, ya que la transición crea una enorme necesidad de inversión que probablemente alimentará un choque de demanda positivo y persistente, que normalmente genera inflación. Para los inversores, esto significa que los metales y los minerales necesarios para la producción y el almacenamiento de las energías renovables tendrán una mayor demanda y pueden dar lugar a un mayor nacionalismo de los recursos en muchos mercados. Es probable que los precios de las materias primas se mantengan altos durante los próximos meses; esto es especialmente importante para los inversores que desean equilibrar los riesgos de cualquier impacto de estanflación en la renta variable.

Esta dinámica geopolítica cambiante, junto con el impulso de algunos gobiernos para lograr la autosuficiencia en productos estratégicos, podría complicar todavía más las cosas. Tal y como señala EY en su informe Perspectivas Geoestratégicas 2022, los sectores que probablemente se verán más afectados son las empresas tecnológicas, los fabricantes, los fabricantes de automóviles, las empresas de ciencias de la vida y las empresas de energías renovables. En EE. UU., el Congreso parece estar consolidando su apoyo a la legislación de política industrial destinada a impulsar la competitividad de EE. UU. en tecnologías críticas, mientras que la administración está llevando a cabo una política de "Buy American" (compra en EE. UU.), y la SEC está aumentando los requisitos de divulgación para las empresas chinas que cotizan en EE. UU. A nivel mundial, es probable que las continuas interrupciones de las operaciones y la logística - impulsadas por la pandemia de la covid, los ciberataques y los fenómenos meteorológicos extremos - compliquen todavía más las cadenas de suministro mundiales.

En resumen, existe un importante potencial global para una cascada de repercusiones financieras y económicas cuando los conflictos geopolíticos, que llevan mucho tiempo latentes, estallen. Lo mejor que pueden hacer los inversores es estar informados de cuáles son estos riesgos y dónde se encuentran para crear sus mejores estrategias de cobertura; esto incluirá probablemente la diversificación de los sectores de riesgo, la compra de acciones que no estén en la región de riesgo y el equilibrio de las exposiciones a las divisas. 

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD: Aunque se han hecho todos los esfuerzos posibles para verificar la exactitud de esta información, EXT Ltd. (en adelante, "EXANTE") no se hace responsable de la confianza que cualquier persona pueda depositar en esta publicación o en cualquier información, opinión o conclusión contenida en ella. Las conclusiones y opiniones expresadas en esta publicación no reflejan necesariamente la opinión de EXANTE. Cualquier acción realizada sobre la base de la información contenida en esta publicación es estrictamente bajo su propio riesgo. EXANTE no se hará responsable de ninguna pérdida o daño relacionado con esta publicación.

Este artículo se presenta a modo informativo únicamente y no debe ser considerado una oferta ni solicitud de oferta para comprar ni vender inversión alguna ni los servicios relaciones a los que se pueda haber hecho referencia aquí.

Siguiente artículo
Desarrollada por profesionales para profesionales.
privacy protect
Oficina de representación más cercana:  28 October Avenue, 365
Vashiotis Seafront Building,
3107, Limassol, Chipre, +357 2534 2627
Versión 1.7.0