EXANTE Macro Insights

EXANTE Macro Insights

Por Renée Friedman, PhD

Bienvenidos al Macro Insights #11. Esta semana ha sido la semana de los Bancos Centrales: la Reserva Federal de EE.UU., el Banco de Inglaterra (BoE) y el Banco Central Europeo (BCE), junto con una docena más, han hablado esta semana.  

Después de una semana de "lo harán o no lo harán", en la que los mercados estadounidenses subieron, cayeron y volvieron a subir, la Reserva Federal, en una decisión unánime, acordó duplicar el ritmo de reducción de sus compras de bonos del Tesoro y valores respaldados por hipotecas hasta 30.000 millones de dólares al mes, concluyendo el programa en marzo de 2022, es decir, tres meses antes de lo sugerido en su reunión anterior. Proyectan tres subidas de los tipos de interés de un cuarto de punto para finales de 2022, ya que las nuevas proyecciones económicas prevén que la inflación se sitúe en el 2,6% en 2022, bajando al 2,3% en 2023 y al 2,1% en 2024. Se prevé que la tasa de desempleo caiga al 3,5%. Las nuevas proyecciones también mostraban otras tres subidas (si se consideran adecuadas) en 2023 y dos más en 2024.  El presidente de la Fed, Jerome Powell, dijo que no prevén subir los tipos antes de terminar el  tapering, pero que podrían subirlos antes de alcanzar el pleno empleo. Powell afirmó que el fuerte aumento de los precios se ha convertido en una amenaza mayor para el empleo que la pandemia. La Fed sigue preocupada por la tasa de participación laboral, que sigue estando por debajo de los niveles anteriores a la pandemia.  Ahora la pregunta para muchos es cuándo podría la Fed tratar de reducir su balance y si llevará a cabo un endurecimiento cuantitativo, es decir, permitir que los bonos "se agoten" sin reinvertir el capital, como hizo en 2018. 

Aunque sigue habiendo incertidumbre sobre la futura actuación de la Fed y cómo puede afectar a los mercados, esta semana se ha evitado al menos una crisis en EE.UU. al elevar finalmente el Congreso el límite de la deuda nacional en 2,5 billones de dólares y ampliarlo hasta 2023 hasta las elecciones de mitad de mandato del 8 de noviembre, que determinarán el control del Congreso. El proyecto de ley fue aprobado por el Senado en una votación de 50-49, antes de pasar a la Cámara de Representantes, liderada por los demócratas, que lo aprobó en una votación de 221-209 en la madrugada del miércoles para que fuera firmado por el presidente Biden. El proyecto de ley debía ser aprobado antes del 15 de diciembre, ya que esa era la fecha límite que había dado la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, "antes de que se agoten las arcas". 

En el Reino Unido, el Banco de Inglaterra se convirtió en el primero de los principales bancos centrales en subir los tipos con una medida que sorprendió a los mercados tras la decepción de noviembre; subió los tipos del 0,10% al 0,25% en una votación de 8-1. El comité de política monetaria (MPC) votó 9-0 para mantener el programa de compra de bonos del Estado del banco central en su tamaño objetivo de 875.000 millones de libras. El Banco de Inglaterra también ha comprado 20.000 millones de libras de bonos corporativos. El BoE dijo que "el mercado laboral está tenso y ha seguido tensándose, y hay algunos indicios de una mayor persistencia de las presiones internas sobre los costes y los precios". Aunque es probable que la variante Omicron pese sobre la actividad a corto plazo, su impacto sobre las presiones inflacionistas a medio plazo no es algo claro en este momento. El Banco de Inglaterra ha declarado que es probable que la inflación alcance el 6% en abril, es decir, tres veces su nivel objetivo. El Banco de Inglaterra reconoció que el mundo se encuentra en un lugar muy diferente ahora que antes de la pandemia. El BoE se centra ahora más en los "riesgos al alza" en torno a las tendencias salariales y dijo que había pocos indicios de un aumento del desempleo tras el fin del plan de permisos de trabajo del gobierno el 30 de septiembre. La libra esterlina se disparó al conocerse la noticia, subiendo tanto frente al dólar como al euro, y el FTSE también subió. 

Por último, el BCE dijo que seguirá reduciendo sus compras de bonos en el marco de su Programa de Compras de Emergencia Pandémica, de 1,85 billones de euros, el próximo trimestre, y que concluirá el plan como se esperaba el próximo mes de marzo. Sin embargo, para suavizar la salida del estímulo pandémico, aumentará las compras de bonos en el marco del Programa de Compra de Activos (APP). Comprará 40.000 millones de euros de bonos en el marco del APP en el segundo trimestre, 30.000 millones de euros en el tercer trimestre y, a partir de octubre, las compras se mantendrán en 20.000 millones de euros, durante el tiempo que sea necesario para reforzar el impacto acomodaticio de sus tipos de interés oficiales. 

El BCE continuó diciendo en su comunicado que considera que la actual tasa de inflación elevada es temporal. Dijo que "el Consejo de Gobierno considera que los avances en la recuperación económica y en la consecución de su objetivo de inflación a medio plazo permiten una reducción gradual del ritmo de sus compras de activos en los próximos trimestres". También votó a favor de mantener su tipo de depósito sin cambios en -0,5%. Durante la conferencia de prensa del BCE, la presidenta Lagarde subrayó que el BCE será tan "flexible" como sea necesario. Aunque admitió que la inflación será significativamente más alta que en las proyecciones de septiembre, ya que las previsiones macroeconómicas actualizadas mostraban una tasa de inflación media del 3,2% en 2022, antes de caer al 1,8% en 2023 y 2024, que bajará a medida que los precios de la energía caigan, que el recorte del IVA alemán deje de tener efectos de base y que las presiones de la oferta disminuyan. Sin embargo, también admitió que "la escasez está dificultando la producción de bienes manufacturados, provocando retrasos en la construcción y ralentizando la recuperación en algunas partes del sector de los servicios, y que estos cuellos de botella seguirán acompañándonos durante algún tiempo".  

La Presidente LaGarde también coincidió en que "la futura trayectoria de los precios de la energía y el ritmo al que se resuelvan los cuellos de botella de oferta son riesgos para la recuperación y para las perspectivas de inflación. Si las presiones sobre los precios se traducen en subidas salariales superiores a las previstas o si la economía vuelve más rápidamente a la plena capacidad, la inflación podría resultar más elevada". Sin embargo, aunque la actividad económica se ha moderado durante el último trimestre de 2021 y es probable que este lento crecimiento se extienda hasta la primera parte del próximo año", el BCE aún espera que la producción supere su nivel prepandémico en el primer trimestre de 2022. También citó la mejora del mercado laboral, con la previsión de que el desempleo alcance un mínimo histórico en toda la eurozona del 6,6% en 2024. Los mercados europeos subieron, al igual que el euro, tras el anuncio. 

El petróleo bajó esta semana debido al fortalecimiento del dólar y a que la Agencia Internacional de la Energía (AIE) afirmó que la variante del coronavirus Omicron va a hacer mella en la recuperación de la demanda mundial.

Lo que hay que tener en cuenta esta semana:

En vísperas de las Navidades, la próxima semana será una semana de noticias que vendrán dada de forma lenta: 

  • En Europa, el viernes se publicarán los precios de producción alemanes y los datos del IFO sobre el sentimiento empresarial, así como los datos del IPC de la zona euro. El martes se publicará la encuesta GfK sobre la confianza de los consumidores en Alemania, la mayor economía europea. También habrá datos sobre los precios de producción y las ventas industriales en Italia, así como datos sobre la confianza de los consumidores en la Eurozona. El jueves se publicarán los datos del PIB español. 

  • En Estados Unidos, el miércoles se publicará el índice de actividad nacional de la Reserva Federal de Chicago, los datos de gasto en consumo personal, los datos de confianza del consumidor y los datos del PIB del tercer trimestre. El jueves habrá solicitudes iniciales y continuas de subsidio de desempleo, datos de ingresos personales, datos del índice de consumo personal básico, pedidos de bienes duraderos, pedidos de bienes de capital no relacionados con la defensa, el índice de sentimiento del consumidor de Michigan y datos de ventas de viviendas nuevas. 
  • En el Reino Unido, el viernes se publicarán los datos de las ventas minoristas y el Banco de Inglaterra publicará su Boletín Trimestral. El miércoles se publicará el PIB del tercer trimestre y la inversión empresarial total del tercer trimestre. El jueves se publicarán los resultados de la encuesta GfK de confianza del consumidor. 

El lunes se publicará la decisión del Banco Popular de China (PBOC) y el martes las actas de política monetaria del Banco de Japón.

Covid, los mercados y el Estado 

A lo largo de la pandemia, se ha escrito mucho sobre "el retorno del Estado", ya que los retos globales que plantea la pandemia han ampliado la interconectividad entre regiones, algo que volvió a ponerse de manifiesto en la reunión de la COP 26 de noviembre, que puso de manifiesto los retos globales del cambio climático y quién era el más indicado para asignar recursos de forma eficiente y eficaz para hacer frente a estos nuevos desafíos. 

Para muchos esto se ha manifestado como una campaña para "cambiar el paradigma" del capitalismo, para hacerlo más inclusivo y justo, identificando que dentro de un mundo en el que el consumidor es el rey, especialmente debido a la influencia de los medios sociales en el riesgo de reputación y litigios, es necesario tener en cuenta a una multitud de partes interesadas y acabar con el capitalismo accionarial. Sin embargo, algunos de los participantes en este debate creen que los mercados (y las empresas) han distorsionado los incentivos y no pueden hacer que el capitalismo sea más justo o inclusivo, y que sólo el Estado puede promoverlo. Lo que suelen ignorar es que los mercados dependen a su vez de las normas. Como señala Luigi Zingales, profesor de finanzas de la Universidad de Chicago, en un artículo reciente, la cuestión no es si debe haber reglas, sino quién debe establecerlas y en interés de quién. La intervención del Estado puede promover los mercados y la innovación; por ejemplo, la voluntad del gobierno británico de colaborar con el sector privado contribuyó a la rápida creación de la vacuna de AstraZeneca. Y los mercados reaccionan a los cambios sociales; véase el crecimiento de la disponibilidad de productos de inversión ESG. 

Es fundamental reconocer que hay muchas cosas que el Estado puede hacer bien, pero también muchas que no puede.  Por lo tanto, dado que se espera que las políticas de los bancos centrales, de los gobiernos y las áreas de interés cambien lentamente durante el próximo año a medida que (esperemos) pasemos de la pandemia del Coronavirus, el argumento sobre el equilibrio entre quién debe hacer las reglas que apoyan una sociedad innovadora y una economía en crecimiento también debería cambiar. Hay que centrarse más en la naturaleza de las intervenciones del Estado, ya que son éstas las que tienen el poder de mover los mercados, para bien o para mal. Un artículo publicado en noviembre de 2021 en The Economist destacaba la importancia de maximizar el papel de los mercados y la elección individual. Decía, por ejemplo, que el cambio climático debía combatirse con un precio para el carbono, subvenciones a la investigación y el desarrollo e inversiones públicas muy controladas, no racionando los vuelos, promoviendo campeones nacionales verdes o recurriendo a los bancos centrales para distorsionar los mercados financieros. A la hora de pensar en nuestro mundo post-Covid, no debemos pensar en más Estado o menos mercado para crear un capitalismo "más inclusivo", sino en la capacidad de cada uno para llevar a cabo las funciones que mejor realiza. Durante la pandemia, muchos Estados proporcionaron con éxito inyecciones directas de capital a través de inversiones, préstamos y subvenciones. inyecciones de capital en el sistema bancario para estimular la inversión, y fueron capaces de desarrollar estructuras de asociación público-privadas. Lo que ocurra a continuación dependerá de la confianza que cada uno tenga en el otro y de la agilidad de las instituciones públicas y privadas para responder a un mundo intrínsecamente diferente al que existía antes de la pandemia de Covid.

Este artículo se presenta a modo informativo únicamente y no debe ser considerado una oferta ni solicitud de oferta para comprar ni vender inversión alguna ni los servicios relaciones a los que se pueda haber hecho referencia aquí.

Siguiente artículo
Desarrollada por profesionales para profesionales.
privacy protect
Oficina de representación más cercana:  Siafi Street, 1,
Porto Bello, Oficina 4B,
Limassol, 3042, Chipre, +357 2534 2627
Versión 0.4.179