¿Cómo puede afectar "más altos durante más tiempo" a las políticas mundiales?

¿Cómo puede afectar "más altos durante más tiempo" a las políticas mundiales?

Noticias sobre beneficios empresariales
Índices de los mercados mundiales
Divisas
Criptomonedas
Renta fija
Noticias del sector de las materias primas
Datos clave que moverán los mercados esta semana
Actualizaciones macroeconómicas mundiales

Noticias sobre beneficios empresariales

Calendario de resultados empresariales del 18 al 25 de abril de 2024

Jueves: Netflix, Discover Financial Services, D.R. Horton, Equifax, Elevance Health, Marsh & McLennan, KeyCorp y Snap-On
Viernes:
 Huntington Bancshares, PPG Industries, American Express, Procter & Gamble, Fifth Third Bancorp, Schlumberger y Regions Financial
Lunes: SAP y Verizon
Martes: Alphabet, Tesla, Visa, PepsiCo, Novartis, General Electric, Philip Morris, Lockheed Martin, Freeport-McMoran, Spotify, General Motors, Texas Instruments y Halliburton
Miércoles: AT&T, Boeing, CME, Thermo Fisher Scientific, Ford Motor Company, International Business Machines (IBM), Meta Platforms, QuantumScape, ServiceNow y Teladoc Health
Jueves: Bristol-Myers Squibb, Caterpillar, Mastercard, Merck & Co., Willis Towers Watson, Amazon, Gilead Sciences, Intel, Mondelez, Pinterest y Snap Inc.

Evolución de los índices bursátiles estadounidenses

El Nasdaq 100 -4,16% acumulado mensual y +3,98% acumulado anual
El Dow Jones Industrial Average -5,05% acumulado mensual y +0,29% acumulado anual
El NYSE -4,96% acumulado mensual y +3,27% acumulado anual
El S&P 500 -3,86% acumulado mensual y + 5,90% acumulado anual

El S&P 500 bajó un -2,68% la semana pasada, lo que afectó a los 11 sectores, debido a las perspectivas restrictivas de los bancos centrales, el aumento de las tensiones geopolíticas, el incremento de la volatilidad de los mercados, el posicionamiento excesivo de los inversores y el descenso de las recompras de acciones por parte de las empresas. El más significativo fue el inmobiliario, -5,02%, mientras que el más benigno fue el de productos básicos de consumo, -1,11%. La versión ponderada del S&P 500 registró una pérdida semanal del -3,30%, y su rendimiento interanual se sitúa en el -6,0%.

Cabe destacar que la prima de riesgo de la renta variable estadounidense, que mide el exceso de rentabilidad esperado de las acciones en comparación con el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años, ha caído a terreno negativo. Este es el primer caso desde principios de la década de 2000 y significa que, en relación con los bonos, el mercado de valores estadounidense se considera actualmente una propuesta de inversión cara.

Sin embargo, hay señales positivas en el panorama de los beneficios debido al fuerte crecimiento económico de EE. UU. y a la mejora de las previsiones de crecimiento mundial del FMI, que ahora ha pronosticado que el crecimiento mundial alcanzará el 3,2% en 2024 y 2025. Esto representa una mejora de 0,3 puntos porcentuales respecto a sus previsiones de octubre de 2023 para 2024, con una actividad más fuerte de lo esperado en EE. UU., China y otros grandes mercados emergentes, pero más débil en la eurozona.

Acciones estadounidenses

Empresas de gran capitalización: Esta ha sido una mala semana para los "siete magníficos", ya que las expectativas de recortes de tipos se han alejado todavía más. Microsoft -2,70%, Alphabet -0,43%, Amazon -2,51%, Meta Platforms -4,94%, Nvidia -3,45%, Tesla -9,59% y Apple -4,02%.

Las acciones de las empresas del sector energético han tenido una semana negativa, ya que el propio sector bajó un -3,79%, lo que moderó el rendimiento interanual del sector hasta el +12,42%. La compañías energéticas Occidental Petroleum -4,29%, Shell -0,80%, ConocoPhillips -3,38%, Chevron -3,85%, Baker Hughes -6,24%, Halliburton -7,47%, ExxonMobil -2,92%. Apa Corp (US) -7,96%, Phillips 66 -4,79% y Marathon Petroleum -4,15% han bajado esta semana.

Esta semana, después de recibir las autorizaciones gubernamentales y reglamentarias necesarias, ExxonMobil anunció la decisión final de inversión (FID, por sus siglas en inglés) para el desarrollo de Whiptail, situado frente a las costas de Guyana. Se trata del sexto proyecto emprendido dentro del bloque Stabroek. A finales de 2027, tras una inversión prevista de 12.700 millones de dólares, se espera que Whiptail añada alrededor de 250.000 barriles de petróleo al día.

Las acciones de los sectores de materiales y minería han tenido una semana negativa. Los precios del cobre y del aluminio subieron esta semana, +1,41%+6,26%, respectivamente. Nucor -2,72%, Mosaic -7,31%, CF Industries -3,82%, Yara International -2,35%, Freeport-McMoRan -2,16%, Newmont Mining -1,28% y Albemarle -10,39%. Sibanye Stillwater, por su parte, se mantiene estable en el 0,00%.

Mosaic tiene previsto llevar a cabo la presentación de sus resultados del 2º trimestre el 2 de mayo.
Yara International ha programado la presentación de sus resultados del segundo trimestre para el 26 de abril.
Albemarle tiene la intención de llevar a cabo la presentación de sus resultados del 2º trimestre el 2 de mayo.

Evolución de los índices bursátiles europeos

El Stoxx 600 -2,76% acumulado mensual y +4,08% acumulado anual
El DAX -3,91% acumulado mensual y +6,08% acumulado anual
El CAC 40 -2,73% acumulado mensual y +5,81% acumulado anual
El IBEX 35 -3,98% acumulado mensual y +5,26% acumulado anual
El FTSE MIB -3,22% acumulado mensual y +10,81% acumulado anual
El FTSE 100 -1,32% acumulado mensual y +1,48% acumulado anual

El índice paneuropeo STOXX Europe 600 acabó la semana que finalizó el pasado 17 de abril con una caída del -1,20%, después de tres semanas consecutivas de descensos.

El sector de bienes personales y para el hogar y minorista se erigió en líder, siendo el segmento de lujo el que experimentó las mayores ganancias. LVMH subió a pesar de la ralentización de los ingresos del primer trimestre. Dentro del sector minorista, Adidas aumentó su previsión de beneficios para todo el año tras sus resultados del primer trimestre, mientras que Associated British Foods anticipó un crecimiento de los beneficios en el próximo ejercicio.

El sector de recursos básicos también mostró fortaleza. Rio Tinto espera que las exportaciones chinas de acero mantengan su crecimiento, lo que debería favorecer la demanda de mineral de hierro. Anglo American ha informado de un aumento de las ventas de diamantes de De Beers a pesar de la incertidumbre económica y la ralentización de China.

Los servicios financieros y los bancos se beneficiaron de un cambio en las expectativas de recortes de tipos por parte de los bancos centrales. Este cambio se produjo tras las agresivas declaraciones de la Reserva Federal y los datos de inflación del Reino Unido, que superaron las expectativas, lo que provocó que los traders redujeran sus apuestas sobre los recortes de tipos del Banco de Inglaterra a uno este año, frente a la expectativa anterior de dos.

El sector del automóvil y los recambios tuvo unos resultados mixtos. Volvo Car presentó unos buenos resultados en el primer trimestre de 2024 y unas perspectivas de estabilización, mientras que Continental citó la debilidad de los mercados automovilísticos europeos y las difíciles negociaciones de precios con los fabricantes de automóviles como factores que comprimieron sus ventas y beneficios en el primer trimestre de 2024.

El sector tecnológico fue el que sufrió unas mayores caídas. ASML no alcanzó las expectativas de ingresos para el primer trimestre de 2024, aunque el margen bruto y los beneficios por acción superaron las estimaciones del consenso. Just Eat Takeway.com se vio presionada por unas ventas en el primer trimestre del año inferiores a las previstas debido a una menor demanda de los consumidores, aunque reafirmó sus previsiones para todo el año. El descenso más significativo fue el registrado por TomTom International, cuyos decepcionantes resultados operativos del primer trimestre de 2024 se debieron a unas pérdidas mayores de lo previsto por los elevados costes de I+D.

De acuerdo con los datos de LSEG I/B/ES, se espera que los beneficios del primer trimestre disminuyan un 12,1% con respecto al primer trimestre de 2023. Excluyendo el sector de la energía, se espera que los beneficios disminuyan un 8,2%. Se espera que los ingresos del primer trimestre bajen un 5,2% con respecto al primer trimestre de 2023. Excluyendo el sector de la energía, se espera que los ingresos disminuyan un 5,3%. A fecha de 16 de abril, cuatro empresas del índice STOXX 600 habían presentado sus resultados del primer trimestre de 2024. De ellas, el 75,0% informaron de unos resultados superiores a las estimaciones de los analistas. En un trimestre normal, el 54% supera las estimaciones de los analistas. A fecha de 16 de abril, seis empresas del STOXX 600 habían comunicado sus ingresos correspondientes al primer trimestre de 2024. De ellas, el 66,7% presentaron unos ingresos superiores a las estimaciones de los analistas. En un trimestre normal, el 58% supera las estimaciones de ingresos de los analistas.

Durante la semana del 22 de abril, se espera que 100 empresas presenten sus resultados trimestrales.

Evolución de otros índices bursátiles mundiales

El MSCI World Index -4,09% acumulado mensual y +4,04% acumulado anual
El Hang Seng -1,75% acumulado mensual y -4,67% acumulado anual

Esta semana, el índice Hang Seng cayó un -4,93%, cerca de su mínimo en cinco semanas, debido al tono inflacionista del presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell. El índice MSCI World cayó un -2,92% la semana pasada.

Divisas

El EUR -1,08% acumulado mensual y -3,32% acumulado anual hasta situarse en 1,0672.
La GBP -1,32% acumulado mensual y -2,14% acumulado anual hasta situarse en 1,2454.

El dólar avanzó con fuerza esta semana, alcanzando máximos de 5 meses y medio el martes, tras las declaraciones del presidente de la Fed en las que sugería que el banco central solo bajará los tipos cuando considere que ha recuperado la confianza en que la inflación disminuirá hasta la tasa objetivo del 2,0%. Sin embargo, el dólar estadounidense ayer experimentó su primera caída en seis días, después de que EE. UU., Japón y Corea del Sur acordaran "consultar estrechamente" sobre los mercados de divisas en su primer diálogo financiero trilateral celebrado el miércoles. El índice del dólar cerró la semana con una subida del +0,62% y mantiene una ganancia interanual de aproximadamente el +4,5%.

Esta semana el euro -0,68% frente al dólar. Esto se produce tras las declaraciones de la semana pasada de la presidenta del BCE, Christine Lagarde, en las que afirmaba que el banco central tiene la intención de bajar los tipos en breve, salvo sorpresas importantes. La libra esterlina -0,66%. La inflación de marzo en el Reino Unido se situó ligeramente por encima de lo esperado, en el 3,2%, y las presiones salariales se mantienen.

El dólar se fortaleció hasta su nivel más alto frente al yen en 34 años, alcanzando los 154,79 yenes el martes. Además, de acuerdo con los últimos datos de La Comisión de Negociación de Futuros de Productos Básicos de Estados Unidos (CFTC, por sus siglas en inglés), los especuladores mantienen la mayor posición corta neta en yenes desde junio de 2007, y potencialmente una de las mayores desde la creación de los contratos de futuros en yenes en 1986. Este sentimiento bajista coincide con el hecho de que el yen es la divisa del G10 con peor rendimiento en lo que va de año, con una depreciación de casi el 9% frente al dólar estadounidense.

Los datos de la semana que finalizó el 9 de abril revelan un aumento significativo de la posición corta neta en yenes de los fondos CFTC, que alcanzó los 162.151 contratos, la mayor posición de este tipo en 17 años. En términos de dólares, esto se traduce en una apuesta apalancada de 13.400 millones de dólares contra el yen, superando el máximo anterior de febrero de 2018.

La tendencia refleja un sesgo persistente contra el yen en el que los fondos de la CFTC han aumentado su posición corta neta en 11 de las últimas 13 semanas. Las únicas excepciones se produjeron en el periodo previo a la histórica subida de tipos de interés del Banco de Japón en marzo. En particular, el valor actual de la posición corta neta en yenes de los fondos CFTC representa un sustancial 60% de su posición larga agregada en dólares de 21.900 millones de dólares en las divisas del G10, la postura más alcista sobre el USD desde finales de 2021.

Criptomonedas

El bitcoin -11,66% acumulado mensual y +46,74% acumulado anual hasta situarse en 61.112,01 $
El ethereum -14,05% acumulado mensual y +31,40% acumulado anual hasta situarse en 3.004,54 $

El bitcoin -11,96% en los últimos siete días, mientras que el ethereum -10,91%. La caída del bitcoin se produce antes del halving cuatrienal, previsto para el 20 de abril. El bitcoin ha subido más de un 46% este año, en gran parte debido a la aprobación de los ETFs de bitcoin al contado en enero por parte de la Comisión de Bolsa y Valores de EE. UU. (SEC). Sin embargo, su caída desde el máximo histórico de 73.803 $ alcanzado en marzo se debe en gran medida a la creciente preocupación por la velocidad y el calendario de los recortes de los tipos de interés en EE. UU. después de tres meses de inflación superior a la esperada y a las salidas de fondos del GBTC. La criptomoneda también se ha visto afectada por el aumento de los riesgos geopolíticos mundiales, que han empujado a los inversores hacia activos refugio. Esta semana, el bitcoin y el ether han tenido aún aspectos positivos, ya que la Comisión de Valores y Futuros de Hong Kong (SFC) ha aprobado el lanzamiento de fondos cotizados (ETFs) al contado de bitcoin y ether. Los proveedores chinos de ETFs en el exterior ChinaAMC, Harvest Global y Bosera International recibieron la aprobación condicional para lanzar ETFs. Las criptomonedas están prohibidas en China continental, pero Hong Kong se ha promocionado como centro mundial de activos digitales.

Nota: Los datos son del 17 de abril de 2024 a las 17.30 EDT

Renta fija

La rentabilidad de los bonos estadounidenses a 10 años +38 puntos básicos intermensuales y +70 puntos básicos interanuales hasta situarse en el 4,59%.
La rentabilidad de la deuda alemana a 10 años +19 puntos básicos intermensuales y +48 puntos básicos interanuales hasta situarse en el 2,47%.
La rentabilidad del Reino Unido a 10 años +37 puntos básicos intermensuales y +76 puntos básicos interanuales hasta situarse en el 4,26%.

Los bonos estadounidenses han experimentado una venta masiva durante toda la semana que ha llevado a los rendimientos de referencia del Tesoro a 10 años a su nivel más alto desde noviembre de 2023. Los rendimientos del Tesoro estadounidense subieron el pasado martes después de que el presidente de la Fed, Jerome Powell, dijera que el banco central necesitaría ver que los motores de la inflación se debilitan antes de recortar los tipos. "Si persiste una mayor inflación, podemos mantener el nivel actual de restricción durante el tiempo que sea necesario", dijo Powell. Los mercados están valorando un total de 44 puntos básicos en recortes de tipos para finales de año, por debajo de los 48 de principios de semana y muy por debajo de los 160 puntos básicos en recortes esperados en el mes de enero. Ahora se espera que la primera bajada de tipos se produzca en septiembre, aunque aumentan las apuestas a que esto no sucederá hasta noviembre.

Los rendimientos de los bonos de la eurozona también subieron a pesar de que la presidenta del BCE, Christine Lagarde, sugirió con insistencia que el Banco Central Europeo comenzaría los recortes de tipos en junio, subrayando la posibilidad de una divergencia política con respecto a la Fed, dados los contrastes en materia de inflación y crecimiento económico. El rendimiento alemán a 10 años subió +2 puntos básicos esta semana. 

El rendimiento de los bonos italianos, que es una referencia de la periferia de la eurozona, también disfrutó de una subida de +9 puntos básicos, alcanzando el 3,874%. El spread entre los rendimientos italiano y alemán a 10 años se amplió +6 puntos básicos, hasta 140,4, frente a los 134 puntos de la semana pasada. 

Materias primas

El oro al contado +6,96% acumulado mensual y +15,00% acumulado anual hasta situarse en 2.371,70 $ la onza.
La plata al contado +13,56% acumulado mensual y +17,47% acumulado anual hasta situarse en 28,30 $ la onza.
El crudo West Texas Intermediate +1,66% acumulado mensual y +18,72% acumulado anual hasta situarse en 85,35 $ el barril.
El crudo Brent +0,46% acumulado mensual y +13,45% acumulado anual hasta situarse en 87,40 $ el barril.

El precio del oro ha subido un +1,81% esta semana, registrando tres máximos históricos, ya que los inversores buscaron este activo refugio, desafiando a un dólar estadounidense cada vez más fuerte y a unos rendimientos al alza. 

Los precios del petróleo, por su parte, han registrado un descenso a lo largo de la semana que finalizó el 17 de abril, ampliando las pérdidas de la sesión anterior ante la preocupación por la demanda mundial de crudo. Los índices de referencia del crudo West Texas Intermediate (WTI) y Brent cerraron la semana a la baja en un -1,87% y un -2,59%, respectivamente. Esta tendencia a la baja se produjo incluso en medio de la escalada de las tensiones en Oriente Medio, que suelen actuar para impulsar los precios del petróleo al alza.

La semana pasada, la OPEP publicó un informe en el que reiteraba su anterior previsión de un aumento de 2,25 millones de barriles diarios (bpd) en la demanda mundial de petróleo a lo largo de 2024, seguido de un incremento previsto de 1,85 millones de bpd en 2025.

A pesar de las optimistas perspectivas de la OPEP, la preocupación por la demanda inmediata se vio avivada por los datos publicados por la Administración de Información Energética (EIA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos. La EIA informó de un aumento de los inventarios de crudo estadounidenses de 2,7 millones de barriles, hasta 460 millones de barriles, en la semana que finalizó el 12 de abril. Este aumento superó con creces las expectativas de los analistas, que preveían una acumulación de tan solo 1,4 millones de barriles.

Para aumentar la presión sobre los precios del petróleo, la actividad de las refinerías estadounidenses también mostró signos de ralentización. Las salidas de crudo de las refinerías registraron un descenso de tres semanas en marzo y abril, lo que supone el primer caso de este tipo desde 2010. Las tasas de utilización de las refinerías también cayeron de forma ligera hasta el 88,1% de la capacidad total durante el mismo periodo. Además, el miércoles, el Gobierno estadounidense anunció su decisión de no renovar una licencia que había aliviado temporalmente las sanciones a las exportaciones de petróleo venezolano. Esta medida restablece de hecho las medidas punitivas en respuesta al incumplimiento por parte del presidente Nicolás Maduro de sus compromisos electorales.

Nota: Los datos son del 17 de abril de 2024 a las 16.00 EST

Datos clave que moverán los mercados esta semana

EUROPA

Jueves: Discursos del presidente del Bundesbank, Joachim Nagel, la miembro del Consejo del BCE Isabel Schnabel y el vicepresidente del BCE Luis de Guindos.
Viernes: IPP alemán y discurso de Joachim Nagel, miembro del Consejo de Gobierno del BCE.
Lunes: Confianza de los consumidores de la eurozona e informe mensual del Bundesbank alemán.
Martes: PMI compuesto, de servicios y manufacturero alemán y PMI compuesto, de servicios y manufacturero de la zona euro de HCOB.
Miércoles: Encuestas IFO alemanas sobre el clima empresarial, la valoración actual y las expectativas.
Jueves: Confianza del consumidor alemán de Gfk y Boletín económico del BCE.

REINO UNIDO

Viernes: Ventas minoristas y discurso del subgobernador del Banco de Inglaterra, Dave Ramsden.
Martes: PMI compuesto, manufacturero y de servicios de S&P Global/CIPS, y discursos de Jonathan Haskel, miembro del Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra, y Huw Pill, economista jefe.
Jueves: Confianza del consumidor de Gfk.

EE. UU.

Jueves: Peticiones iniciales y continuas de subsidio de desempleo, encuesta manufacturera de la Fed de Filadelfia y discursos del presidente de la Fed de Atlanta, Raphael Bostic, del presidente de la Fed de Nueva York, John Williams, y de la gobernadora de la Fed, Michelle Bowman.
Viernes: Discurso del presidente de la Fed de Chicago, Austan Golsbee.
Martes: PMI compuesto, manufacturero y de servicios de S&P Global, y ventas de viviendas nuevas.
Miércoles: Pedidos de bienes duraderos y bienes de capital no relacionados con la defensa. 
Jueves: PIB, precios del gasto en consumo personal, gasto en consumo personal básico, solicitudes iniciales y continuas de subsidio de desempleo y ventas pendientes de viviendas.

CHINA

Lunes: Decisión sobre los tipos de interés del Banco Popular de China.

MUNDIAL

Jueves-sábado: Reunión de primavera del FMI y el Banco Mundial.

Actualizaciones macroeconómicas mundiales

La era de tipos altos de la Fed crea un difícil baile de políticas monetarias globales. La postura agresiva de la Reserva Federal está creando importantes retos para los bancos centrales mundiales, ya que el prolongado periodo de tipos altos en EE. UU. disminuye su capacidad para aplicar políticas más laxas.

El martes, Powell indicó la intención de la Fed de aplazar los recortes de los tipos de interés durante más tiempo del previsto debido a tres meses de cifras de inflación superiores a las esperadas. Las declaraciones provocaron que los rendimientos de los bonos del Tesoro se dispararan a nuevos máximos de 2024 y que el dólar estadounidense se fortaleciera.

Las implicaciones del ajuste de política de Powell son especialmente problemáticas para los líderes de los bancos centrales que se reúnen esta semana en Washington con motivo de las reuniones de primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial. Si el Banco Central Europeo, el Banco de Inglaterra y otros grandes bancos centrales mundiales inician ciclos de relajación, existe un riesgo potencial de depreciación de la moneda, lo que aumentaría el coste de las importaciones y podría contrarrestar los esfuerzos por controlar la inflación. A la inversa, optar en contra de la relajación podría perjudicar el crecimiento económico.

El impacto sobre la moneda ya se ha hecho patente en el yen japonés, que se ha depreciado hasta mínimos de 34 años, lo que podría obligar al gobernador del Banco de Japón, Kazuo Ueda, a considerar una nueva subida de los tipos de interés, más pronto que tarde.

El BCE está a punto de reducir los tipos en junio, lo que situaría a la zona euro como la primera gran economía en bajar los costes de endeudamiento en este ciclo. Este planteamiento no está exento de peligros; un euro devaluado podría disparar la inflación importada, especialmente con la subida de los precios del petróleo. Aunque Lagarde sostiene que las decisiones del BCE no "dependen de la Reserva Federal", la institución procede con cautela dada la influencia del principal responsable mundial de la política monetaria.

El gobernador del Banco de Francia, François Villeroy de Galhau sugirió el martes: "Deberíamos, salvo choques o sorpresas importantes, decidir una primera bajada de tipos en nuestra próxima reunión del 6 de junio". Este abogó por un enfoque de "gradualismo pragmático y ágil", que implicaría nuevas reducciones este año y el siguiente, guiadas por una estrategia basada en datos y reunión por reunión.

En Japón, con el yen en su nivel más bajo desde el año 1990 y los datos sobre inflación y salarios señalando presiones inflacionistas, las presiones para una subida de tipos están aumentando, posiblemente en julio.

En el Reino Unido, a principios del primer trimestre los inversores preveían tres reducciones de un cuarto de punto para diciembre. Sin embargo, las expectativas se han ajustado a una única reducción en noviembre. El gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, ha sugerido que la preocupación por la inflación en el Reino Unido se debe a la inflación en el sector servicios, debido a un mercado laboral todavía tenso, y no a una demanda excesiva. A pesar del ligero descenso de las cifras de inflación general en el Reino Unido, la inflación del sector servicios sigue cayendo a un ritmo marginal, del 6,1% en febrero al 6,0% en marzo. El Reino Unido, al igual que Europa, está más expuesto a las variaciones de los precios de la energía, que también tienen el potencial de contribuir a la inflación. Si el Reino Unido avanza demasiado deprisa con los recortes de tipos, podría hacer mucho más atractivos los mercados de bonos estadounidenses, lo que podría provocar flujos de capital hacia Estados Unidos, una depreciación de la libra esterlina y la reintroducción de la inflación importada. Sin embargo, una relajación limitada también podría obstaculizar la recuperación del Reino Unido de la recesión técnica del año pasado.

Se esperaba que el Banco de la Reserva de Nueva Zelanda empezara a bajar los tipos a mediados de año, tras una estrategia de subida de tipos que condujo a la recesión. Sin embargo, los recientes datos de inflación, combinados con una Fed más dura, han llevado a algunos economistas a revisar sus previsiones de recorte de tipos. En el caso de Australia, se prevé una única bajada de tipos hacia finales de año.

La situación es especialmente difícil para los países en desarrollo, donde cada subida del dólar puede agravar las dificultades existentes. Para los mercados emergentes de Asia, en particular los bancos centrales de los cinco países de la ASEAN, el equilibrio es cada vez más complejo. Los diferenciales de tipos de interés con Estados Unidos y las consiguientes implicaciones para los flujos de cartera son objeto de un minucioso escrutinio por parte de las autoridades monetarias regionales. El Banco de Indonesia se vio obligado a subir los tipos de interés en octubre tras un prolongado periodo de depreciación de la moneda. Con el valor de la rupia disminuyendo más allá de 16.000 por primera vez en cuatro años, podrían ser inminentes nuevas subidas de tipos. En consecuencia, los economistas prevén ahora menos recortes de tipos para países que van desde Malasia a Vietnam.

En China, la prima de rendimiento de los bonos del Gobierno de EE. UU. a 10 años sobre sus equivalentes chinos ha alcanzado niveles sin precedentes. Si la inflación y los tipos de interés estadounidenses se mantienen elevados, disminuirá la probabilidad de una reducción de los tipos de interés de referencia en China, lo que obligará al país a depender en mayor medida de la política fiscal para contribuir a su recuperación.

La economía europea está mostrando signos de esperanza. La economía europea parece acercarse a la conclusión de un periodo de atonía, caracterizado por más de un año de casi estancamiento, según la presidenta del BCE, Christine Lagarde.

"La producción en la eurozona, formada por 20 países, se está recuperando y estamos viendo claramente signos de recuperación", dijo Lagarde durante un discurso pronunciado el miércoles en el Consejo de Relaciones Exteriores de Washington. "No hemos tenido una recesión, pero ha sido muy, muy lenta y escasa", reconoció. Sin embargo, esta hizo hincapié en los aspectos positivos, destacando "un fenomenal mercado de empleo y trabajo". Se espera que el banco central recorte los tipos en junio, aunque la futura trayectoria de los recortes sigue sin estar clara.

La Reserva Federal se muestra reticente a reducir los tipos debido a la fuerte demanda de los consumidores, apoyada por un mercado laboral todavía tenso, que empuja al alza la inflación, mientras que en Europa la preocupación por la inflación sigue centrada en factores relacionados con la oferta, es decir, la inflación de los precios de los servicios y las continuas presiones salariales.

Las tensiones geopolíticas en Oriente Medio representan otro posible factor de riesgo. "Intentamos analizar las consecuencias", declaró Lagarde. "Un caso que salta a la vista es cuál será el impacto en los precios de las materias primas, cómo responderán a las actuales sacudidas los precios del petróleo y el gas, que han tenido una importancia crítica en los últimos tres años", explicó. Esto preocupa menos en Estados Unidos, dado que es un gran productor de energía y, de hecho, es exportador neto de petróleo.

Un periodo prolongado de relajación monetaria en Europa, a falta de un planteamiento similar por parte de EE. UU., podría debilitar el euro. Lagarde reconoció que los funcionarios del Banco Central Europeo vigilarían de cerca las fluctuaciones de los tipos de cambio, aunque no tienen como objetivo un nivel específico para la moneda.

"Aunque tenemos un mandato único con un objetivo primordial de estabilidad de precios, obviamente tenemos que tener en cuenta el impacto que las variaciones de los tipos de cambio tendrán en nuestra inflación", explicó Lagarde. "Ese movimiento de divisas puede tener un impacto en la inflación por la vía de la inflación importada", detalló.

Aunque se han hecho todos los esfuerzos posibles para verificar la exactitud de esta información, EXT Ltd. (en adelante, "EXANTE") no se hace responsable de la confianza que cualquier persona pueda depositar en esta publicación o en cualquier información, opinión o conclusión contenida en ella. Las conclusiones y opiniones expresadas en esta publicación no reflejan necesariamente la opinión de EXANTE. Cualquier acción realizada sobre la base de la información contenida en esta publicación es estrictamente bajo su propio riesgo. EXANTE no se hará responsable de ninguna pérdida o daño relacionado con esta publicación.

Este artículo se presenta a modo informativo únicamente y no debe ser considerado una oferta ni solicitud de oferta para comprar ni vender inversión alguna ni los servicios relaciones a los que se pueda haber hecho referencia aquí.

Siguiente artículo
Desarrollada por profesionales para profesionales.
privacy protect
Oficina de representación más cercana:  28 October Avenue, 365
Vashiotis Seafront Building,
3107, Limassol, Chipre, +357 2534 2627
Versión 1.8.1